Saltear al contenido principal

Tesol, un grupo que integra todo el universo de la soldadura

Tesol Group reúne a un grupo de empresas relacionadas con la soldadura, desde la fabricación de equipos a la distribución de gases especiales.

La firma española está dirigida por Fernando Couñago, uno de los pioneros en la investigación práctica de equipos de soldadura automatizados. Esta tecnología aumenta la productividad de los operarios y hace frente a la competencia de terceros países con bajos costes laborales. “Lo importante no es competir en costes laborales –acostumbra a decir Couñago-, lo que es vital es aumentar la capacidad productiva del trabajador y su seguridad”.

Las piezas que conforman el Grupo Tesol

Tab 1

Tesol

Fundada hace treinta años para suministrar equipos de soldadura al sector naval e industrial español, la compañía se decidió en los primeros años por crear un laboratorio de investigación que pronto empezó a sacar al mercado productos propios para todos los sectores industriales. Tesol distribuye las principales marcas mundiales de equipos de soldadura, material de seguridad y repuestos, además de prestar servicios de asesoría técnica para que la inversión de los clientes en procesos sea de máxima rentabilidad.

Tab 2

Formavigo

Es la división de formación del Grupo. Además de dar respuesta a las necesidades actuales de las empresas, sus alumnos se forman en el manejo de los propios prototipos diseñados por Tesol, que al poco tiempo acaban en las principales factorías del país.

Tab 3

Special Welding

Esta es nuestra filial especializada en suministros de soldadura no convencionales o de gran exigencia técnica, que requieren a un personal muy especializado o materiales exclusivos que se emplean habitualmente.

Tab 4

Tesol Gases

La filial Gases se encarga de la comercialización de todo tipo de gases para la industria del corte y soldadura: comprimido, criogénico, licuado, etc.

Actualidad

Tesol y sus filiales se encuentran en pleno proceso de expansión geográfica. Consolidada ya como empresa de servicios integrales relacionados con la soldadura, opera en varios países europeos a los que ofrece servicios de asesoría y de formación profesional. Se ha iniciado el desembarco en los nuevos mercados emergentes, entre ellos el brasileño, donde se ha generado una importante demanda relacionada con la construcción de buques offshore.

2008

Presentación del primer autómata de soldadura para grandes astilleros en la industria europea. El Autocompat Tes-8 abrió la puerta a nuevos modelos más avanzados y competitivos producidos por el equipo de investigación de Tesol para los distintos sectores de la metalurgia y la soldadura.

Años 90

Tesol da un nuevo salto al abrirse a nuevos sectores emergentes desarrollando entre otras cosas, un autómata de soldadura exclusivo para operar en los grandes molinos de viento.

También se adelanta al futuro con la introducción en España del sondeo por hilos tubulares y el soporte cerámico, montado en las propias instalaciones de Tesol en la ciudad de Vigo.

1985

Fundación de Formavigo, la filial dedicada a la formación profesional de soldadores.

Además de aprender los principios básicos de las técnicas de soldadura se forman en las nuevas tecnologías relacionadas con los automatismos y la robótica, hoy una pieza esencial para aumentar la productividad que exige el mercado global.

Década 1980

Se funda la empresa matriz del grupo Tesol, dedicada a proveer al sector naval español en pleno proceso de transformaciones debido a la incipiente globalización y a la necesidad de dar un salto de competitivad para evitar su colapso.

Img Nosotros 3

La personalidad en soldadura tiene apellido: Couñago

A veces, la personalidad de la empresa nace de un producto o de una estrategia comercial. En Tesol, la personalidad representa directamente a una persona: su fundador.

Fernando Couñago (Redondela, 1952) es una persona imprescindible en los últimos treinta años de historia de la metalurgia naval española. Desde la constitución de la primera sociedad del grupo Tesol, Couñago ha estudiado casi como una obsesión el desarrollo del mercado metalúrgico mundial y la aplicación de los sistemas de soldadura en todo el mundo. El convencimiento de que siempre se puede soldar a más velocidad y con mayor calidad le ha llevado a desarrollar personalmente autómatas de soldadura que hoy se emplean en la construcción de barcos, de aerogeneradores o en la propia automoción.

Es un firme defensor de la inversión continua en Innovación en su propia empresa, y está convencido de que sólo las aplicaciones tecnológicas más avanzadas pueden salvar la metalurgia europea frente a la competencia de terceros.

“No se trata de que las máquinas sustituyan al hombre; se trata de que los hombres manejen máquinas mucho más rápidas y eficientes que las que tienen otros hombres en otras partes del mundo”.