Volver a noticias
Viernes, 9 Abril, 2021

La soldadura de aluminio en la industria naval

Afortunadamente, más de sesenta años de investigación y desarrollo en el campo de la soldadura, han proporcionado a los constructores navales actuales procesos de fabricación que pueden producir soldaduras consistentes de manera confiable y / o pueden soldar secciones gruesas en una sola pasada para controlar la distorsión. 

Dependiendo de las necesidades de la estructura, los métodos tradicionales como la soldadura TIG o MIG son los más comunes. Además, la construcción naval es una de las primeras industrias en introducir la soldadura láser en la construcción de grandes estructuras metálicas. La versatilidad que permite la soldadura evita la necesidad de utilizar una cantidad excesiva de productos y métodos no relacionados con la soldadura que cuestan tiempo y dinero.

La soldadura de aluminio en embarcaciones

La construcción de embarcaciones utilizando aleación de aluminio es relativamente reciente. Uno de os factores decisivos que han vuelto lenta la construcción de embarcaciones con este material ha sido su alto coste en la materia prima, así como la dificultad en su soldadura.

Para la construcción de embarcaciones en aluminio naval se utiliza la misma técnica que la utilizada para el acero naval, se crea un armazón con los refuerzos necesarios, las cuadernas para luego forrarlos con las planchas de aluminio. Todos los modelos disponibles para la construcción en aluminio utilizan la técnica de radios, los cuales nos permiten hacer cascos con las curvas de líneas suaves, como si fueran embarcaciones de plástico.

La principal diferencia con el acero, se basa en la soldadura que se realiza. Para soldar el aluminio se utiliza un gas, normalmente Argón o alguna mezcla de gases, utilizando el sistema MIG de soldadura. Resultando una soldadura limpia y sin ninguna contaminación. Se necesita tener mucha práctica para realizar las soldaduras correctas.

Para poder soldar correctamente dos planchas de aluminio, éstas necesitan de un proceso previo: se liman con un cepillo especial de aluminio y se limpian los bordes a unir con una solución química, todo esto minutos antes de realizar la soldadura, ya que el aluminio se oxida con el aire ambiental. Se deben de preparar pequeñas zonas y soldarlas enseguida, de lo contrario la soldadura podría estar contaminada, por lo que el trabajo de soldar el aluminio es muy superior a cualquier otro metal. 

La construcción de cualquier casco en aluminio exige un alto nivel de experiencia del personal y de unos controles exhaustivos, mediante la realización de comprobaciones con rayos-X de todas las soldaduras y comprobar su correcta aplicación y estanqueidad.

Una vez soldado lodo el barco, se amolan todas las soldaduras para cejar el casco uniforme y completamente liso. Seguidamente se trata el casco y la cubierta con productos químicos y cepillado para eliminar toda la corrosión y se procede a su pintado y protección exterior. 

Desde el Grupo Tesol te animamos a formarte en este modo de soldadura. La soldadura aplicada a la industria naval es realmente apasionante.