Volver a noticias
Miércoles, 24 Noviembre, 2021

Cómo soldar tubo de cobre en sencillos pasos

Soldar tubo de cobre no es una habilidad difícil. Incluso alguien sin mucha idea puede aprender a soldar uniones a prueba de fugas de agua, por ejemplo, en poco tiempo. El proceso es simple, si sigues algunas pautas básicas.

La receta para que todo salga bien cuando sueldas tubos de cobre requiere de dos partes muy sencillas: una parte de preparación y limpieza y otra que implica técnica para el calentamiento y el soldado. 

Soldar tubo de cobre en sencillos pasos

Recuerda que no preparar adecuadamente tanto la tubería como el accesorio que vas a usar es posiblemente uno de los errores más críticos en el proceso de soldadura. Para lograr una junta correctamente sellada, la oxidación y los aceites en las superficies de cobre deben eliminarse utilizando herramientas de limpieza especiales. De lo contrario, es probable que la soldadura no llene completamente la copa del accesorio, lo que acabará generando una unión débil o con fugas. Los pasos para soldar tubos de una manera correcta son: 

  1. Cepilla el exterior de la tubería y el interior de la conexión a fondo con un abrasivo como papel de lija.
  2. Cepilla el fundente en el interior de la conexión de la parte exterior de la tubería, luego desliza la tubería y la conexión juntos.
  3. Enciende la antorcha. Calienta toda la junta de manera uniforme hasta que la soldadura se pueda derretir por el calor, en lugar de la llama del soplete. Mueve la antorcha al extremo más alejado de la articulación.
  4. Pega la soldadura a la junta. Cuando la unión esté lo suficientemente caliente, la soldadura se introducirá en la unión, creando un sello.

Como decíamos al principio, es una de las técnicas de soldadura más estandarizadas. ¿Te atreves?